Inicio / Novedades / Naturaleza Increíble

Naturaleza Increíble

PARQUE NACIONAL DEL VALLE DE LAS FLORES EN INDIA
CUEVA GLOWWORM EN NUEVA ZELANDA
SALAR DE UYUNI EN BOLIVIA
PISCINAS NATURALES DE PAMUKKALE EN TURQUÍA
CENOTES DE YUCATÁN EN MÉXICO

¡Agrégalos a tu lista de viajes!

 

Por Guadalupe Araoz

Como lectores, posiblemente no se imaginen cuán difícil es elegir entre los cientos de lugares impactantes creados por la naturaleza. Cada país cuenta con una gran cantidad de escenarios únicos e increíbles. Para crear esta lista seleccionamos uno por país y luego, entre los que quedaron, los más sublimes. Finalmente, les compartimos aquellos que lograron hacernos volar con la imaginación, esperando que surtan la misma magia en ustedes; en vos, lector.

PISCINAS NATURALES DE PAMUKKALE EN TURQUÍA

No es extraño que los griegos frigios le atribuyeran a sus aguas propiedades terapéuticas otorgadas por los dioses. Es como si las nubes hubieran descendido de los cielos y, en contacto con la mortalidad del mundo, se hubieran desinflado y petrificado en forma de piscinas, conteniendo el agua más pura que jamás se vio. La explicación científica, mucho menos poética y religiosa, dice que las terrazas escalonadas fueron producidas por las fuentes de aguas termales creadas por los movimientos tectónicos de la depresión de la falla de la cuenca del río Menderes. Hoy en día, las aguas de Pamukkale constan de un alto contenido en calcio y bicarbonato que produce ese efecto de hielo derritiéndose bajo el calor del sol. La cima de la ladera aún conserva los restos de la ciudad romana de Hierápolis y tanto sus ruinas como Pamukkale fueron declarados Patrimonio de la Humanidad.

CENOTES DE YUCATÁN EN MÉXICO

Los cenotes sonpozos gigantes de agua dulce creados por la erosión de la piedra caliza. Los mayas los consideraban fuentes de vida y lugares de comunión con los dioses. La imagen de Adam Baker muestra uno de los 2.500 cenotes censados en la actualidad en el estado de Yucatán. Estos depósitos de agua anexados a cavernas con increíbles formaciones calcáreas llaman la atención de lugareños y turistas que se aventuran a la exploración y el buceo. Las menos conocidas actúan como cápsulas de tiempo trasladándote a eras donde la naturaleza gozaba de exuberancia y extrema belleza.
 
PARQUE NACIONAL DEL VALLE DE FLORES EN INDIA

Situado en el estado de Uttaranchal, este parque impresiona por la belleza de su flora, su fauna y su relieve. No es de extrañar que haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su gran biodiversidad incluye animales en peligro de extinción como el leopardo de las nieves y el oso tibetano. Los valles y montañas del parque se encuentran repletos de todo tipo de flores y mariposas. Fácilmente uno se puede imaginar sus coloridos prados y sus cumbres nevadas, basta con mirar la imagen que pertenece a positiveflower.com y jugar un poco con la imaginación. La naturaleza nos sigue sorprendiendo con paraísos escondidos, esta vez en las alturas del Himalaya.
 
SALAR DE UYUNI EN BOLIVIA

Entre diciembre y marzo, el salar se inunda a causa de la temporada de lluvias. El agua crea un paisaje mágico en el cual el reflejo del cielo desdibuja el sentido de lo que está arriba y lo que está abajo, haciéndote sentir que paseás entre las nubes. La imagen, que pertenece a Carlos Adampol Galindo, apenas logra transmitir el sentimiento. Acaso aún no se logró captar su belleza: el salar la resguarda para entregársela sólo al viajero curioso que arribe a  su seno.
 
CUEVA GLOWWORM EN NUEVA ZELANDA

La fotografía, extraída de Ealux.com, nos arrastra a una infancia de pegatinas fluorescentes en el techo de la habitación; una infancia de imaginación que, sin saberlo, contenía una melancolía nata por este tipo de cuevas. El atractivo principal son esas luces mágicas que parecen sacadas de un cuento de hada. La realidad es aún más increíble ya que la luminiscencia se debe a la especie Arachnocampa luminosa, un mosquito exclusivo de Nueva Zelanda que pasa la mayor parte de su vida en forma de larva. Para cazar, el gusano teje hilos de seda que quedan pendiendo del techo de la cueva y luego, para atraer a sus presas, provoca una luz azulada con uno de sus extremos. El que diga que la magia no existe debería estudiar un poco más de biología.
 

 
Lea la nota completa en: Lugares increíbles de la naturaleza para agregar a la lista de viajes - TodoParaViajar