Inicio / Novedades / Amsterdam y sus extraños museos

Amsterdam y sus extraños museos

La entrada del Amsterdam Cheese Museum

La ciudad es famosa por sus canales, pero es menos conocida por albergar una serie de curiosos museos.-

 Ámsterdam es una ciudad muy deseada por todos los turistas que visitan Europa. Su peculiar arquitectura y diseño con canales, las bicicletas y los museos con famosas obras de arte son solo algunas de las características que la convierten en un imán para aquellos que se encuentran planeando un viaje.

Pero aparte de todo lo que ya conocemos de la capital holandesa, esta ciudad ofrece paseos peculiares y museos que llaman la atención por ser poco convencionales. Te invitamos a recorrer las galerías y los museos más raros de Ámsterdam.

En el área Herengracht, donde se encuentran los mejores bancos y las oficinas de los abogados más prestigiosos, está "The Cat Cabinet". Esta casa -convertida en museo- está íntegramente decorada con piezas de arte dedicadas a los gatos. Fue fundado en 1990 por William Meijer, un banquero que quiso rendirle un enorme homenaje a su fallecido gato "Tom".

La casa, construida en 1667, se encuentra perfectamente conservada y todos sus cuartos cuentan con pinturas, pósters, fotografías y libros dedicados a los felinos. La colección hasta cuenta con bocetos y piezas de artistas de la talla de Picasso y Rembrandt.

El Museo del Queso es uno de los rincones más particulares y se encuentra ubicado frente a uno de los museos más visitados de la ciudad: la casa de Ana Frank.

Los amantes del queso podrán hacer un recorrido por la historia de la elaboración de este producto en los Países Bajos.

Los visitantes pueden degustar decenas de tipos de quesos y admirar muchas variedades de cortadoras de quesos de distintos períodos. Los empleados, vestidos con antiguos trajes típicos holandeses, les contarán la historia del queso Gouda mientras ven cómo se produce y almacena. Lo mejor de todo es que, una vez finalizado el tour, puede comprar los quesos del museo y llevárselos para saborearlos en su casa.

Hay mucha gente que disfruta de recorrer cementerios y visitar a los muertos más célebres, pero en Ámsterdam el culto a la muerte se lleva a otro nivel en el "Museo Holandés de los Funerales".  Aquellos que tenían dudas sobre cómo eran los crematorios hace algunos siglos y cómo fueron cambiando los coches fúnebres, podrán sacarse las dudas aquí.

El museo se divide en varias secciones temáticas relacionadas con la muerte y los funerales. En la primer parte se trata el tema del respeto a los muertos durante los distintos períodos históricos hasta la actualidad. A continuación se exhiben diversos ataúdes para ejemplificar las costumbres funerarias según cada religión. Por último se reflexiona sobre lo inevitable de la muerte y los ritos funerarios en distintas partes del mundo.

El Museo Nacional de los Anteojos es otro de los particulares museos de Ámsterdam. Está ubicado en una óptica del siglo 19, que permanece inalterada desde esa época. Allí los visitantes pueden recorrer, probarse y admirar los anteojos de otras personas, además de los modelos más excéntricos que se confeccionaron.

Fuente: http://www.todoparaviajar.com/noticia/msterdam-y-sus-extranos-museos/